Cómo desmontar la «pandemia» en ocho sencillos pasos

Compartir en:

La plataforma de Médicos por la Verdad España se presentó públicamente el 25 de julio en Madrid, en una rueda de prensa donde nos dieron varias claves que desmontan por completo el relato oficial de esta falsa pandemia:

1. Los test PCR, que son los que se utilizan para lanzar las cifras oficiales, no sirven para determinar los contagios, ya que no detectan carga viral infecciosa. Lo dice su creador, Kary Mullis, y lo dice incluso la OMS en documento oficial con fecha de 9 de julio de 2020. El PCR detecta 200 nucleótidos de los 30.000 que tendría el virus. Por lo tanto, al dar positivo en el test, usted puede estar reaccionando ante otro virus de la familia de los coronavirus o ante otra infección totalmente diferente. Le recomendamos no someterse a ningún test PCR, pues no demuestran absolutamente nada.

2. Los asintomáticos no contagian, son personas sanas. Consulte el documento de la OMS del 5 de junio de 2020 que así lo corrobora. Tampoco se puede transmitir el virus a través de los objetos, ni al hablar, ni por aire acondicionado, ni por agua. En todo caso, los coronavirus se transmiten por tos y estornudos de personas con síntomas. Por mucho que los medios de comunicación repitan la mentira de los rebrotes de asintomáticos, en realidad son personas sanas que han dado positivo a un PCR totalmente inútil. Debemos investigar la verdad que nos dicen los médicos y los científicos honestos (Médicos por la Verdad). Ellos están pagando su sinceridad con expedientes disciplinarios y la no renovación de sus contratos. ¡Apoyémosles!

3. No ha habido autopsias. Los Médicos por la Verdad de España están diciendo que sin autopsias no se puede conocer lo que realmente ha pasado. Se ha prohibido hacer autopsias, que son imprescindibles para estudiar el virus y su impacto. No es lo mismo morir con Covid, que morir de COVID.

4. La propia OMS y el Centro Europeo de Prevención de Enfermedades desaconsejan la mascarilla en población sana. Consulte el documento de la OMS con fecha de 6 de abril de 2020 y el documento que ratifica la postura oficial del organismo, con fecha de 5 de junio de 2020. Solo se recomienda su uso para médicos, enfermos y cuidadores, en entornos de más contagiosidad como los hospitales, en ningún caso para la población general. Se describen en estos documentos varios efectos perjudiciales provocados por el uso de mascarilla en personas sanas: enfermedades respiratorias e infecciones, proliferación de microorganismos, autocontaminación…

5. Hace 12 años esto no sería una pandemia. La OMS cambió su definición de pandemia en mayo de 2009. El criterio médico basado en la gravedad fue sustituido por el criterio político basado en la cantidad de países afectados. Antes era necesario que las cifras de muertos y contagiados fueran mucho más elevadas para declarar la pandemia, ahora solo es necesario que muchos países tengan infectados, aunque haya un caso en cada país.

6. El COVID-19 no es un virus mortal. El 93 % de la población que ha fallecido en España tenía más de 80 años y solo el 5 % de ellos fueron tratados en UCI. Es un virus no letal por sí mismo. Solo mata a quien tiene patologías previas y un sistema inmune deprimido. Es el caso de los 20.000 ancianos que han muerto en residencias, donde no hubo atención médica adecuada. Quedaron aislados, sin sol y sin ver a sus seres queridos durante tres meses. Murieron en soledad. Hay mucho que investigar sobre lo que ocurrió en las residencias de mayores en España.

7. El confinamiento y la distancia social matan. ¿Sabías que es la primera vez en la historia que se decreta un confinamiento de población sana? Lo normal, según todos los epidemiólogos y médicos serios, es confinar exclusivamente a los enfermos. Durante el confinamiento se nos impide estar en contacto con la naturaleza, con nuestros seres queridos en muchos casos y nuestras amistades (recordemos que somos seres sociales). Todo ello provoca una caída de nuestras defensas y nuestra inmunidad natural, haciendo más fácil que caigamos enfermos.

8. Hay una escalofriante correlación entre la vacunación de la gripe y los muertos por COVID. Como dijo Ángel Ruiz en la rueda de prensa, es algo que aún se está analizando, pero ya hay estudios, como el del Hospital de Basbastro en Huesca, que indican claramente que a mayor tasa de vacunación por gripe en la última campaña, mayor tasa de mortalidad por COVID. En concreto, uno de los componentes de la vacuna antigripal, el polisorbato 80, facilita el ataque del COVID-19, según varios estudios independientes.

Y entonces, ¿por qué ahora una pandemia? Como apuntaron varios médicos por la verdad en la rueda de prensa, esto es una farsa. El virus existe, según algunos de ellos, y ha sido amplificado. Según otros, no es más que una simple gripe exagerada. Pero, ¿por qué? Para aterrorizar a la población, recortar los derechos y las libertades, quebrar las economías nacionales y alcanzar el sueño húmedo de todas las tiranías de la historia: el control social absoluto.


Compartir en:

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies